foto pies reflexología tratamiento

Cuida y mima los pies con un baño perfecto para ellos en casa. ¿Sabías que puedes depurar tu organismo a través de tus pies dedicándote solo unos minutos en tu casa? ¿Cuánto tiempo de dedicas a ti? Silvia López Bruletout nos lo cuenta en este artículo.

No es un secreto terapéutico pero sí un gran olvidado: Tomar un baño de pies ha sido una actividad terapéutica que, durante décadas, ha servido para promover el bienestar a través de nuestros pies y sin necesidad de ir a un profesional.

Los pies son una parte muy importante del cuerpo, de la que solemos acordarnos solo cuando los enseñamos. Sería mucho mejor que los cuidásemos durante todo el año, ya que son fundamentales para nuestra salud. Ellos siempre están ahí para sostener y mover nuestro cuerpo, así que es hora de ocuparnos de ellos.

¿Cómo preparar un baño desintoxicante, spa, para los pies? 

Prepara un recipiente o bañera especial para los pies y añade agua caliente a una temperatura de 37º aproximadamente. Añade una taza de sal marina o sal gorda de cocina sin químicos, 1/2 taza de bicarbonato y unas gotas de aceite esencial de lavanda, opcional.

Mantén el baño spa durante unos 15 o 20 minutos máximo.

Ten a mano una toalla para secar con mimo los pies al finalizar el baño terapéutico. Puedes continuar aplicando una exfoliación con una mezcla de aceite de almendras, aceite esencial de lavanda y una cucharadita de sal marina molida, fina. Finaliza aplicando un aceite vegetal, por ejemplo de almendras, con unas gotas de aceite esencial de lavanda y geranio dándote un suave masaje.

Para aprovechar al máximo los beneficios de este baño de pies relajante te recomienda hacerlo una vez a la semana o cada 15 días. Así podrás exfoliarlos y eliminar tensiones acumuladas que beneficiarán tu cuerpo y mente.

Además… los efectos de las sales se caracterizan por ser antiinflamatorios y relajantes. Combinadas con el bicarbonato de sodio, facilitan la eliminación de las células muertas que se van quedando retenidas en la superficie de la piel, dándole a nuestros pies un aspecto seco y poco estético.

Tanto las sales como el bicarbonato de sodio cuentan con sustancias antibacterianas y antifúngicas. Son sustancias que tras ser absorbidas, previenen y combaten la formación de hongos tanto en la piel como en las uñas. Contienen minerales y poderosos compuestos antioxidantes que mejoran el proceso de hidratación. A su vez, evitan la formación de imperfecciones como los callos y la piel agrietada.

Su aplicación contribuye a mejorar la circulación de la sangre. Así, facilita la relajación y desinflamación de los músculos y genera un alivio del dolor.

Aunque es un método de relajación muy antiguo sigue siendo una práctica muy saludable y terapéutica.

Algunos beneficios que aportan estos baños:

  • Alivian el estrés y tensión de los pies.
  • Dan frescor y revitaliza las extremidades.
  • Mejoran la circulación.
  • Ponen freno a los problemas de sudor y mal olor de los pies.
  • Suavizan en extremo durezas y callosidades.
  • Permiten una mejor eliminación de las células muertas de la piel.
  • Mejoran la protección de uñas y pies.
  • Ayudan a calmar los dolores de la artritis en los pies.

Espero lo disfrutes muchísimo, mímate, lo mereces.

CategorySalud